martes, 22 de enero de 2013

A son de Mar. Crónica de un navío

El pasado viernes recibimos una invitación de cumpleaños de un amigo de la familia. Un chico. Un ser masculinooo!!!!

Lo peor no era eso, si no que la fiestita se celebraría el...sábado. Al día siguiente!!!. HORROR!
Teníamos menos de un día para pensar en el regalo y encima pensar para un chico!. Todos y todas las aquí presentes sabemos que por 25 opciones de regalos para mujer hay 0,5 opción para un hombre. Sí o no?
Así que la situación era poco menos que desesperante.
Me puse a 'navegar' por Internet en busca de regalos masculinos, tutoriales que me iluminaran un poco pero totalmente inútil. Una pérdida de tiempo.

Pusimos el cerebro en marcha y, como afortunadamente se trata de una persona que tiene una afición muy marcada enseguida supe/supimos qué hacer.
Edgar, el muchacho en cuestión, cumplía 36 añazos. Vive actualmente en un barco, en un velero para ser exacta. Es su pasión/hobby/afición hecha realidad. Así que la idea de hacer algo relacionado al mar y/o los barcos facilitó bastante las cosas.
Me puse a unir cabos sueltos,  pensé mucho en lo que le gusta, a qué se dedica y se me ocurrió finalmente hacerle un cargador para su móvil, un IPhone, que viene a ser algo así como una extensión más de su ser. Pero la idea tenía que concretarse en formato marino. JA!!. ....Cómo!!! y tenía menos de un día!!.
Pues como el movimiento se demuestra andando, andemos pues y manos a la obra grumete!




Cuando llegó Gus de otro cumple con la pequeñaja -que esa fue otra parte de la complicación mañanera del fin de semana- yo ya tenía avanzado bastante el tema del barquito y a Gus se le ocurrió la idea de las velas. Hacerlas estampadas. El diseño quedó así:



Una vez calada la madera, montado el cargador y pintado y colocado las velas el navío tenía este aspecto:





Sólo faltaba hacerle un divertido envoltorio y una tarjeta (puedes mirar el tutorial aquí)
El envoltorio: un sobre carta hecho con fieltro blanco.

Tarjeta de cumple, tutorial aquí

No sólo nosotros aparecimos con regalos navales o relacionados a tal fin ya que hubo cojines ergonómicos entre algunas cosas y hasta cremas nutritivas para manos secas y castigadas por el frío, la sal y el agua.
Lo mejor?: El Pastel. Alucinante decoración con foto del susodicho. A que está para comérselo?

(Me enamoré de la vela del faro, una monada!!!)
Estuvo todo estupendo y aunque contamos con tan poco tiempo y estuvimos casi todo el día trabajando en el regalito ha merecido la pena. Y nosotros y el Capitán contentos, que al final es lo que cuenta.
De izquierda a derecha. Gus, El Capitán y yo.

De izquierda a derecha. Su, mi amiga y pareja del marinero, Edgar y Gus.
Todas las fotos por Nati Falco y Gus para Mamá Tomate
Producido por NF para Mamá Tomate

Mamá Tomate Facebook
Mamá Tomate Twitter
Mamá Tomate Tienda


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+
Blogging tips